El primer parlamento

El parlamentarismo es un sistema de gobierno en el que se establece un parlamento elegido por los ciudadanos, y que tiene el poder de tomar decisiones políticas y legislar.

Cuando se habla de la Cuna del Parlamentarismo se piensa en Inglaterra, ya que este país es considerado el lugar donde se originó el parlamentarismo moderno. El parlamentarismo es un sistema de gobierno en el que se establece un parlamento elegido por los ciudadanos, y que tiene el poder de tomar decisiones políticas y legislar. En Inglaterra, la evolución del parlamentarismo comenzó en el siglo XIII con la formación del Parlamento de Inglaterra, que inicialmente tenía un papel asesor en la toma de decisiones del monarca.

A medida que el tiempo pasó, el Parlamento adquirió más poder, especialmente durante el reinado de la Reina Isabel I en el siglo XVI. Fue durante el reinado de Isabel I que se estableció el sistema de dos cámaras en el Parlamento, que incluía la Cámara de los Lores y la Cámara de los Comunes. Este sistema de dos cámaras se convirtió en la base de muchos sistemas parlamentarios modernos.

El parlamentarismo inglés también influyó en la creación de la Constitución de los Estados Unidos y en la adopción del sistema parlamentario en otros países de Europa y del mundo. Por esta razón, Inglaterra es considerada la Cuna del Parlamentarismo.

Ahora bien, mucho antes de que todo esto ocurriera, en el año 1188, el rey Alfonso IX de León convocó a representantes de distintas ciudades y villas de su reino para debatir sobre cuestiones políticas y legislativas en lo que se conoce como las Cortes de León. Este hecho histórico es considerado por la Unesco como una de las primeras manifestaciones de un parlamentarismo incipiente en el mundo.

Entre los temas tratados en las Cortes de León estuvieron la elaboración de leyes, la regulación de impuestos y la resolución de conflictos entre las diferentes regiones del reino. También se discutieron cuestiones religiosas y la relación entre el rey y sus súbditos.

Las Cortes de León se consideran un ejemplo temprano de parlamentarismo porque en esta asamblea se sentaron las bases de la representación política, al permitir que los ciudadanos fueran representados por sus representantes en la toma de decisiones políticas. Aunque el sistema de representación en las Cortes de León no era tan desarrollado como el del parlamentarismo moderno, es considerado como un antecedente importante en la evolución del sistema parlamentario.

Al igual que sucedió en las Cortes de León, también en la Península se redactarían más tarde leyes innovadoras que podemos considerar como precursoras de la democracia y los derechos de las personas.

Isabel I de Castilla, también conocida como Isabel la Católica, fue una reina que gobernó en el siglo XV en España. Durante su reinado, se promulgaron varios decretos y leyes que, aunque no se enfocaban específicamente en los derechos humanos, contribuyeron a mejorar la protección de las personas y su calidad de vida.

Uno de los decretos más importantes promulgados durante el reinado de Isabel I fue la promulgación de las Leyes de Burgos en 1512, que fueron una serie de leyes destinadas a proteger a los nativos americanos de los abusos por parte de los colonizadores españoles en las Américas. Estas leyes establecieron que los nativos americanos eran súbditos de la Corona de Castilla, y no esclavos, y que debían recibir un trato justo y humano. Aunque estas leyes no se enfocaban directamente en los derechos humanos, representaron un importante avance en la protección de los derechos de los pueblos indígenas.

Otro ejemplo de la protección de los derechos humanos durante el reinado de Isabel I fue la creación de los primeros hospitales y casas de misericordia para ayudar a los enfermos y los necesitados. También se promovió la educación, especialmente para las mujeres, y se crearon escuelas y universidades para fomentar la educación y el aprendizaje.

En resumen, España es la cuna de avances y contribuciones muy importantes a la sociedad que no llegarían a otros países siglos después, por ejemplo la primera Universidad de América fue la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, fundada en Lima, Perú, en 1551 por el rey Carlos I de España. En sus primeros años, la universidad se enfocó en la enseñanza de teología, derecho y artes liberales.

Hoy en día, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos sigue siendo una de las instituciones de educación superior más importantes de América Latina y del mundo hispanohablante, con una amplia oferta académica en diversas áreas de estudio y una rica tradición cultural e histórica.

La primera universidad de Estados Unidos no llegaría hasta 1636, casi un siglo después.