Todos hemos pasado por el momento donde nos preguntamos si lo que aprendemos en el colegio tiene sentido, nuestros hijos también lo harán, un día llegará y te dirá que no tiene sentido aprender esas cosas, que no las necesitará y que son una perdida de tiempo. Veamos algunas formas de motivarle.

¿Existe algún truco para motivar a los adolescentes a aprender en la escuela? Realmente no. Si eres experto en el tema en cuestión, matemáticas, ciencias, química, etc.. puede ayudar porque motivar a los adolescentes es más fácil cuando se puede hablar con pasión sobre el tema, pero, ¿y si no puedes?

Una cosa que puedes decirle es que cuanto más sepa, más fácil será aprender cosas nuevas. Las cosas que aprenderá en el futuro construirán y ampliarán lo que aprenda hoy.

Una buena forma de aprender es relacionar cosas nuevas con cosas que ya sabes. Cuanto más sepa, más información tendrá para hacer conexiones y dale un ejemplo práctico de tu propia vida, por ejemplo….

«A la abuela le implantaron un marcapasos. El marcapasos resuelve un problema eléctrico que tiene su corazón y alarga su esperanza de vida, conocer los fundamentos de la electricidad te permite entender lo que le hicieron a la abuela. Los médicos que la operaron cuando tenían tu edad también estuvieron en una aburrida clase de física donde se hablaba de la electricidad, también se debieron preguntar para que les servia aquello, pero finalmente fue muy útil para ellos y para salvar la vida de la abuela»

¿Después de esto tu hijo no está convencido? Dile que el conocimiento permanecerá escondido en su memoria. Anotar los datos ahora le ahorrará tiempo para volver a aprenderlos más tarde y le servirá en un futuro para resolver problemas, por ejemplo…

«entender los principios de la electricidad te servirá para resolver problemas cuando algún aparato no funcione correctamente o para construir tus propios aparatos eléctricos»

Si finalmente tu hijo se sincera reconociendo que ciertos temas le son muy difíciles de entender, anímelo a seguir luchando recordando que no solo está adquiriendo el conocimiento. Al tratar de aprender, también se vuelve más inteligente. Más brillante. Resulta que la inteligencia es algo que puede cambiar y mejorar con esfuerzo. Al igual que la fuerza física y la resistencia, la inteligencia se adapta. Superar los momentos difíciles fortalece la mente.

Las investigaciones han demostrado que los estudiantes que entienden que la inteligencia se adapta persisten más en los problemas difíciles.